Portada » Actualidad » El Audi A3 se deja ver y anuncia una tracción y entrega de potencia insuperable

El Audi A3 se deja ver y anuncia una tracción y entrega de potencia insuperable

Audi A3 tecnología

El Audi A3 se deja ver aunque con el vinilado de camuflaje.

El compacto Premium más vendido hasta la fecha, será una de las estrellas en el próximo Salón de Ginebra (3-15 de marzo). El Audi A3 pretende recuperar el paso perdido tras los lanzamientos de las últimas generaciones de los Mercedes-Benz Clase A y BMW Serie 1, y lo hace anunciando una revolución tecnológica en la entrega de potencia y la tracción. O, lo que es lo mismo, promete sensaciones y momentos mágicos a raudales.

Y, para demostrarlo, la primera toma de contacto del modelo ha sido en las Azores, emplazamiento de la primera cita del Campeonato Europeo de Rallys (aunque aquí se compite sobre tierra). Compartirán marco y paisajes.

Audi A3 tecnología

Por el momento no se ha indicado la fecha de inicio de comercialización, la gama de motores, los precios ni cuándo llegarán las primeras entregas, el tropel de información se desvelará en el Salón de Ginebra, aunque sí se han avanzado la gran revolución técnica que llegará en el plano de la tracción y el reparto y entrega de potencia.

Embrague electrohidráulico

Audi A3 tecnología

Toca aprenderse un nuevo nombre en el mundo de los embragues: el electrohidráulico. En este caso, un embrague multidisco estará gestionado por un software con una puesta a punto muy precisa. Proporciona una alta estabilidad, agarre y placer de conducción.

Combinada con la suspensión adaptativa y la dirección progresiva, proporciona un rendimiento deportivo que sorprende en todo tipo de carreteras, incluso en las más estrechas y reviradas. Este embrague se emplea junto a la tracción total quattro. Se sitúa en el extremo del eje de la transmisión, delantero del diferencial del eje trasero lo que permite un mejor reparto de pesos.

Audi A3 tecnología

Audi ha modificado el mecanismo de control electrónico de distribución de par para adaptarlo al nuevo Audi A3 e integrarlo en el sistema de conducción dinámica Audi Drive Select, el sistema que permite variar algunos parámetros de la conducción según los gustos del conductor o el tipo de carretera sobre el que circule.

Varía la distribución entre los ejes delantero y trasero. Durante una conducción normal, la mayor parte de la potencia se transmite al eje delantero, pero al sufrir una pérdida de tracción o al realizar una conducción deportiva una bomba eléctrica de pistón axial aplica hasta 44 bares de presión eléctrica en los discos de embrague electrohidráulico que harán que envíe inmediatamente la potencia al eje trasero, con un reparto que puede ser hasta del 100 % en las ruedas traseras.

Control electrónico de estabilidad

Audi A3 tecnología

En una conducción deportiva, en una curva a alta velocidad, el sistema activa ligeramente los frenos en las ruedas que se encuentran en el interior de la curva para que estas logren un mayor apoyo del vehículo en curva. Esto logrará que la conducción sea aún más ágil, fluida y segura.

La tracción quattro se puede regular en niveles según el modo del ESC que se haya activado. Al estar conectado, se asegura la máxima transmisión de potencia al tiempo que el sistema se regulará para impedir pérdidas de tracción.

Si nos decantamos por el modo Sport, el conductor puede provocar deslizamientos de forma segura y controlada sobre superficies de poco agarre, mientras que si desconectamos el control de estabilidad, la posibilidad es casi ilimitada.

Dirección progresiva

Audi A3 tecnología

Tal raudal de prestaciones no se podría disfrutar sin una dirección acorde. El guiado de la cuarta generación del Audi A3 llega con una cremallera con un dentado especial que permite un grado de giro diferente según el tipo de curva.

Hasta poca novedad. Esta la encontramos cuando vemos que se adapta a la velocidad de marcha, pues a velocidades bajas es más alta para facilitar la maniobrabilidad, cuando la velocidad aumenta, el asistente disminuye progresivamente al que permite al conductor controlar mejor el aro sin tener que girar tanto, evitando así que los brazos se puedan llegar a cruzar. Esto lo consigue gracias a un sistema electromecánico de alta eficiencia.

En curvas la dirección progresiva con el sistema electromecánico de alta eficiencia  aumenta el dinamismo, lo que permite al nuevo compacto contar con un estilo de conducción aún más deportivo. Y eso en un volante que solo da 2,5 vueltas.

Nueva amortiguación adaptativa

Distintos sensores miden la aceleración vertical de la carrocería y el movimiento relativo de las ruedas de forma individual. La unidad de control procesa su señal en cuestión de milisegundos y adapta cada amortiguador a la condición de la carretera, a la situación de la conducción y a las solicitudes del conductor de forma individual.

Así, en esta suspensión con control adaptativo de amortiguación, se ofrecen tres regulaciones: confort, auto y dynamic, ordenadas según su suavidad o rigidez.

A estos suma el ya tradicional Audi driver select con cinco modos de conducción: confort, auto, dynamic, efficency e individual. Mediante el último, el conductor puede ajustar la respuesta del acelerador, el freno y la asistencia de la dirección.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *