Portada » Vídeos » Así se colocan las cadenas de nieve textiles

Un vídeo del RACC nos recuerda cómo colocar las cadenas de nieve textiles para las ruedas

Aunque no esté siendo un invierno especialmente frío ni haya nevado en exceso, siempre viene bien refrescar la memoria sobre cómo se ha de proceder ante las situaciones más difíciles. Con la normativa vigente, cuando la carretera presenta nieve o placas de hielo se han de utilizar cadenas, neumáticos de invierno o las cadenas textiles para la nieve para las ruedas, estas últimas las menos conocidas de las tres opciones.

Cadenas textiles para nieve

Se presentan como una lona o tela que rodea la banda de rodadura del neumático que, gracias a su composición, logra la adherencia a la nieve o el hielo que no logra el neumático por sí mismo. Eso sí, sus características y cuidados son completamente diferentes a las cadenas y los neumáticos de invierno. No dañan el caucho como sí sucede con las cadenas cuando se pisa asfalto, y son compatibles con el ABS y el ESP, como los neumáticos de invierno. Además, se pueden llevar fácilmente en una funda y se pueden limpiar tras su uso, algo conveniente ante la presencia de sal sobre el asfalto.

Sin embargo, su precio es más alto que unas cadenas y su longevidad es menor, un desgaste que se acusa cuando se deja de pisar nieve o hielo o se superan los límites de velocidad establecidos.

Llega el momento de ponerlas

Cadenas textiles para nieve

Siguiendo las recomendaciones del RACC, así se ponen unas cadenas textiles para la nieve:

  1. Consejo que puede parecer básico: las cadenas textiles deben ser de la talla de nuestros neumáticos para que se ajusten como un guante, como se suele decir. A la hora de comprarlas hay que tener en cuenta las medidas de la rueda (235/40/R18 por ejemplo). En caso contrario, si quedan pequeñas no ajustará la banda de rodadura con la parte destinada a traccionar, y si quedan grandes, quedarán arrugadas y se crea el peligro de que se enrolle en el eje.
  2. Las cadenas textiles para la nieve se deben montar sobre el eje motriz y el eje direccional. La mayoría de los coches son de tracción delantera, el mismo que responde ante el giro del volante. Pero en caso de modelos con tracción total, tracción trasera o con ambos ejes direccionales se deberán usar las lonas sobre las cuatro ruedas.
  3. Se extiende la funda por la rueda, se ajusta la parte de la banda de rodadura y la parte interior. Una vez se haya desplegado se mueve el coche lo justo para ajustar la lona con el resto de la rueda.
  4. Mantener una velocidad entre 30 y 50 km/h. Y quitar según desaparezca la zona de nieve y hielo.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *