Portada » Vídeos » Esto es lo que sucede cuando pones un Tesla en modo autónomo en mitad de una tormenta

El Autopilot no es la mejor opción para conducir en mojado.

Tesla es, posiblemente, la marca más comprometida y avanzada en el desarrollo del coche autónomo. La implantación en sus coches del Autopilot en el equipamiento de serie permite la conducción parcialmente autónoma en determinadas circunstancias, y siempre con la supervisión del conductor, que será el responsable último en caso de accidente.

Pues cinco años después de su lanzamiento, en los Estados Unidos no todo el mundo ha acabado de comprender eso de “en determinadas circunstancias” a la hora de usar el Autopilot. El nuevo incidente relacionado con esta función un joven propietario de un Tesla Model 3, que no se le ocurrió otra cosa que encenderlo en mitad de una carretera durante una fuerte tormenta. El joven soltó el volante y el piloto automático se activó, aunque las circunstancias acabaron superándole.

Un Tesla haciendo aquaplanning

En la carretera se acumulaba una gran cantidad de agua fruto del aguacero y las cuatro ruedas del Model 3, sin nadie al volante, perdieron rápidamente adherencia y tracción. El vehículo comenzó a dar vueltas sobre sí mismo y a salirse de su carril. Finalmente, salió fuera de la calzada, deteniéndose en la cuneta. La acción fue grabada por las cámaras internas del coche, y el vídeo subido al canal de YouTube del conductor.

Como todo lo relacionado con Tesla, no tardó en propagarse por toda la red y generar más de 270.000 visitas en apenas unos días. “Estoy bien, pero el coche quedó bastante destrozado y está reparándose”, explicó el propio conductor en su canal. Afortunadamente, la carretera se encontraba vacía a esas horas de la noche y ningún otro vehículo se vio afectado por el accidente.

Acción temeraria

Tesla recuerda que el Autopilot puede usarse en determinados entornos urbanos, como calles estrechas o aparcamientos y a una velocidad reducida, nunca en una carretera a 120 km/h (75 mph). Era la velocidad que marcaba el cuentakilómetros, como puede verse en el vídeo. La acción puede considerarse como conducción temeraria, ya que el piloto realizó esta acción deliberadamente, soltando el volante sin pensar en las graves consecuencias que podría haber tenido.

Hasta que no avance más el desarrollo de este software o que la propia legislación acabe siendo más permisiva, el piloto automático de Tesla sólo servirá como asistente en la conducción, nunca para sustituir completamente al propio conductor.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *