Portada » Actualidad » Las debilidades del radar Pegasus, así podrías escapar de sus multas

Las debilidades del radar Pegasus, así podrías escapar de sus multas

Helicóptero pegasus

El radar Pegasus no es infalible, te mostramos sus limitaciones.

El radar Pegasus fue uno de los primeros recursos que empleó la DGT para detectar y multar a los conductores que superaran los límites de velocidad más allá de los radares fijos y los móviles. Sin embargo, no es infalible. Analizamos los motivos por los que este cinemómetro que caza excesos de velocidad múltiples y a más de 500 metros de distancia podría no encontrarte.

No vuelan de noche

Solo actúan de día por lo que, sin animarte a que hagas el loco al volante, debes tener en cuenta que si te cazan, no será desde el aire. No pueden controlar el tráfico ni las velocidades solo con las luces de los vehículos.

Distancia media

El radar Pegasus actúa a una altura máxima de 300 metros y detecta velocidades a un máximo de un kilómetro de distancia. Sin embargo, lo ideal es que esté más cerca del tráfico, a entre 300 y 500 metros, para que no tenga errores en la medición.

Velocidades mantenidas

Para detectar un exceso de velocidad necesita que el coche la mantenga unos segundos por lo que si este realiza acelerones o frenadas bruscos no podrá calcularla y el proceso se tendrá que reiniciar.

Su límite está en los 80 km/h

Siempre se ha dicho que un radar Pegasus detecta velocidades máximas de 360 km/h y hasta 400 coches por minuto, pero entre estas no estarán vehículos que circulen a una velocidad inferior a los 80 km/h. Ese es su límite por abajo. Esto impide que sancionen en muchas zonas interurbanas con limitaciones inferiores a esos 80 km/h y en donde el exceso de confianza y la conducción de memoria te hacen circular más rápido de lo debido.

Número limitado de Pegasus

Aunque se ha convertido en uno de los principales miedos de los conductores, la realidad es que es muy limitado el parque de helicópteros equipados con una cámara MX15. Del total de 13 helicópteros que tiene la DGT solo 10 la incorporan, por lo que solo hay una decena de radares Pegasus en nuestro país (cada uno tuvo un coste de entre 4 y 6 millones de euros).

No trabaja en todas las comunidades

No está presente en todo el territorio nacional. Para empezar, el País Vasco y Cataluña tienen las competencias transferidas, por lo que carecen de este sistema de vigilancia. Y tampoco están en Islas Baleares ni en las Islas Canarias ni las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. A esto se suma que hay zonas a las que no llegan por estar demasiado lejos de la base de operaciones.

Así, encontramos que los helicópteros Pegasus se encuentran en el aeropuerto de Cuatro Vientos (el único con dos unidades), el aeropuerto de Sevilla, el de Málaga, el Manises de Valencia, el de Valladolid y el de La Coruña, mientras que hay otros tres que van rotando.

Escasa distancia

Su autonomía es demasiado limitada por lo que su tiempo de vuelo supera por poco la hora. Tiene un depósito de 670 litros de queroseno y gasta en torno a los 450 por hora por lo que en este tiempo, en el mejor de los casos, roza las dos horas de vuelo y podría hacer unos 700 km de recorrido aunque suele quedarse cerca de su bases de operaciones o desplazarse hasta puntos en los que, si está demasiado lejos, apenas podrá perdurar en la zona.

A esto hay que sumar el coste de cada vuelo ronda los 1.500 euros de coste.

No actúan cerca de los aeropuertos

Por seguridad aérea no se pueden acercar a los aeropuertos para no interrumpir o dificultar el tráfico habitual de los aviones.

El mundo de las apps

Hay aplicaciones que revelan donde se encuentra este radar volador, y no solo nos referimos a aquellas comunidades de usuarios que muestran la presencia de otros cinemómetros como Social Drive, sino controladores del espacio aéreo como Flightradar24 que identifican todas las aeronaves que sobrevuelan nuestro país.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *