Portada » Actualidad » Una patrulla de Tráfico se cuela en una finca privada para poner un radar móvil

Un radar móvil se esconde tras unos árboles frutales para detectar los excesos de velocidad en una carretera secundaria.

Los radares son esos elementos que la Dirección General de Tráfico utiliza para detectar a los conductores que se saltan los límites de velocidad. Y multarlos. Para detectarlos hemos visto estrategias de todo tipo con agentes agazapados tras quitamiedos o pilares de puentes, coches simulando averías, subidos a una acera o invadiendo separaciones demarcadas en la carretera.

Aunque lo último se lleva la palma: un usuario de SocialDrive de Valencia ha descubierto cómo un coche se había introducido en una finca para, apostado desde aquí, controlar el buen funcionamiento del radar colocado a unos metros en la carretera.

Ocurrió en Valencia

Todo sucedió en la carretera CV-435 en Valencia, en las cercanías de la localidad de Balcón de Montroy, en una zona donde hay un buen número de árboles frutales y donde es habitual encontrar coches, tractores y remolques aparcados en las fincas por lo que no extraña la presencia de este tipo de vehículos.

Un usuario de SociaDrive, la red social en la que los usuarios alertan a otros conductores de las dificultades de tránsito de algunas zonas, aunque también de la ubicación de radares y controles policiales; detectó este cinemómetro y, móvil en mano, se fue a grabarlo para subirlo a las redes sociales.

En el vídeo se puede ver como el radar aprovecha un hueco entre los árboles junto a un camino (no se encuentra en la carretera y, por tanto, no se puede ver con anterioridad) para comprobar la velocidad de los coches y fotografiar a los que superan el límite de velocidad.

Límite de 90 km/h

Hay que recordar que desde enero de 2019, el límite de velocidad de las vías secundarias es de 90 km/h, y no de 100 km/h (desconocemos si el tramo en el que se ubicó este radar móvil tenía aún más restringida esta velocidad máxima), un dato que muchos conductores olvidan y pasan por alto en estas carreteras.

Aunque también conviene refrescar que la DGT ha avisado en numerosas ocasiones que está poniendo un especial énfasis en el control de velocidad en las carreteras secundarias, donde el año pasado se produjeron 800 fallecimientos, el 73 % del total, a causa del exceso de velocidad y de confianza por tratarse de carreteras de uso habitual, o por no prestar la atención necesaria ante la salida continua de vehículos de los caminos adyacentes.

Nuevas señales tráfico DGT

Además, la DGT ha puesto en marcha en los últimos meses campañas especiales para la vigilancia de las motos en este tipo de vías, especialmente las salidas en grupo de los fines de semana, por lo que ha creado algunas unidades de motos camufladas para que se infiltren en estos grupos; y ha creado señales de tráfico especiales para ellas.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *