Portada » Actualidad » Las principales distracciones que provocan accidentes (y cómo evitarlas)

Las principales distracciones que provocan accidentes (y cómo evitarlas)

Las principales distracciones que provocan accidentes (y cómo evitarlas)

Hasta hace unos años, las principales batallas que la DGT mantenía para rebajar la cifra de siniestralidad en nuestras carreteras eran contra el exceso de velocidad y el consumo de alcohol y sustancias estupefacientes antes de conducir. Ahora, a esta se han unido las distracciones, un problema que desde Tráfico ya sitúan como la primera causa de accidentalidad en nuestro país.

De hecho, la propia DGT señala cuáles son las principales distracciones que cometemos al volante. Y nos sugiere cómo evitarlas.

El sueño y la apnea al volante

Para evitar el sueño al volante hay que dormir bien el día de antes y evitar las comidas copiosas

Un problema no considerado por muchos es la llegada del sueño cuando estamos al volante. Los factores que pueden intervenir son muchos por eso desde la DGT recomiendan que la noche anterior a realizar un viaje durmamos bien, y que antes de la conducir no realicemos comidas copiosas o pesadas, tengamos mucho cuidado con los medicamentos que ingerimos y, sobre todo, no tomemos alcohol ni drogas.

En este último caso, no solo es incompatible su relación con la conducción, y está perseguido, sino que hay que tener en cuenta que muchas de estas sustancias producen efecto rebote, tras el subidón llega el bajón lo que se traduce en sueño, cansancio y necesidad de dormir y descansar.

Es recomendable no fumar

Fumar al volante es un peligro, desde el momento en el que se busca el paquete de tabaco

No es recomendable fumar mientras se conduce. Y no solo por los efectos que tiene sobre nuestra salud. Encenderse un cigarro significa que se va a distraer la atención de la carretea para buscar el paquete de tabaco, vamos a retirar una mano del volante para buscar el encendedor y en algunos casos incluso las dos para encenderlo.

A esto hay que sumar varios minutos en los que una mano no va a sujetar de forma correcta el volante, por lo que no podremos dar una respuesta adecuada en caso de sufrir una incidencia en la carretera.

No distraerse de la conducción por culpa de la temperatura

La temperatura más apropiada para conducir está entre los 21 y los 22 grados

Son muchos los estudios que señalan que la mejor temperatura para el interior de un coche está entre los 21 y los 22 grados. Una temperatura inferior va a suponer que pasemos frío por lo que nos tendremos que abrigar de más, lo que nos restará movilidad de los brazos, mientras que una temperatura superior provocará calor corporal, podría llevarnos a quitarnos ropa mientras conducimos y, en el último de los casos, sofoco o somnolencia.

El teléfono móvil, una de las mayores distracciones al conducir

El teléfono móvil es el principal peligro al conducir

A día de hoy es una de las mayores distracciones que podemos tener al conducir. Con mil y una aplicaciones instaladas con continuos avisos de todo tipo, es difícil evitar la tentación de cogerlo y consultarlo. Aunque solo sea un momento.

Pues bien, ese momento, momentito, traducido a metros es el siguiente:

  • Enviar un whatsapp: 20 segundos  o 600 metros sin mirar la carretera
  • Consultar una aplicación o buscar un contacto en la agenda: 14 segundos o 466 metros.
  • Responder a una llamada telefónica: 8 segundos o 266 metros sin mirar.
  • Ajustar la radio: 6 segundos o 200 metros sin mirar
  • Encender un cigarrillo: 4 segundos o 133 metros sin mirar

Todas estas cifras se han calculado circulando a 120 km/h (cada segundo sin prestar atención son 34 metros conduciendo a ciegas). Con una velocidad de 60 km/h, cada segundo sin mirar son 17 metros conduciendo sin saber qué sucede delante.

Enviar un mensaje de texto puede suponer más de medio kilómetro sin mirar la carretera

Por todo ello se recomienda activar el modo coche en aquellos dispositivos que lo tengan. Otra opción es quitar el sonido y guardarlo. La mejor manera de evitar la tentación es quitarlo de nuestra vista para no escucharlo ni verlo parpadear.

El problema está más extendido de lo que podríamos creer. Según un estudio del RACE, hasta el 96% de los conductores encuestados admite haber hablado alguna vez por el móvil mientras conduce. El 80% confiesa hacerlo de forma habitual.

Pero el problema no se ciñe solo a las llamadas, también al uso de las redes sociales. Hasta el 12% de los conductores encuestados confiesa utilizarlas de forma habitual, una cifra que aumenta hasta el 17% entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Uso de la radio o dispositivos de reproducción de música

Buscar nuestro tema favorito o una emisora que nos acompañe también nos obliga a distraer la atención de la carretera

Otro elemento de distracción habitual: el tiempo que pasamos buscando nuestra emisora favorita y/o buscando un tema que nos guste en el interminable listado de canciones que guardamos en nuestro dispositivo electrónico. Esto se traduce en demasiados metros sin prestar atención a lo que pasa delante de nosotros.

La recomendación es buscar nuestra radio favorita o establecer nuestro listado de música a escuchar antes de iniciar la marcha.

Las peleas con el navegador

Conviene poner el navegador antes de salir, aunque nos conozcamos la ruta, tanto por si nos perdemos como para que nos recomiende rutas alternativas por exceso de tráfico.

Sucede muchas veces. Demasiadas veces. Iniciamos la marcha y al llegar no nos acordamos exactamente de dónde está el lugar que buscamos. O nos perdemos de camino porque no es un recorrido habitual. Ahí es cuando nos acordamos del navegador. Antes de hacer nada debes tener en cuenta que su manipulación de un navegador mientras conducimos está prohibida. La sanción a la que te expones por esta distracción al conducir es de 200 euros.

Por ello es importante establecer el GPS antes de salir. Aunque nos conozcamos la ruta. Si nos confundimos en el trayecto buscará un nuevo recorrido rápidamente por lo que no estaremos perdidos nunca. Y, si nos conocemos la ruta, nos podría aconsejar alternativas en caso de que haya mucho tráfico.

Multa y sanción por las distracciones al conducir

Llegados a este punto, cabe recordar las distracciones al conducir están penalizadas. La sanción es de 200 euros a los que, según el caso, puede sumar pérdida de puntos del carné de conducir.

Algunas de las acciones son objetivas, coger un móvil o manejar un dispositivo digital, pero otras son subjetivas del agente que lo detecte, como no prestar suficiente atención a la carretera. Por ello, es de gran importancia mantener la vista firme en la carretera en todo momento pues son muchos los métodos de vigilancia del interior de los vehículos.

Las últimas herramientas que está empleando la DGT son furgonetas y camiones camuflados para comprobar cuanto sucede en el interior del coche. Y, de esta manera, también vigilan el uso del cinturón y de la correcta fijación de las sillitas infantiles.

Carlos Olmo

Carlos Olmo

Desde pequeño dando la tabarra con los coches en casa. He conseguido convertir mi pasión en mi profesión, y llevo más de diez años intentando ponerme al volante de cualquier coche y reflejar mis impresiones en un folio en blanco. Producto, competición, producción, concesionarios, mercado, talleres, componentes, primer equipo, clásicos… no en este orden pero de todo he escrito. Y espero seguir escribiendo durante mucho tiempo.

Ver todas las publicaciones

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *