Portada » Actualidad » Así actuará la DGT para acabar con los que avisen de la presencia de un control policial

Así actuará la DGT para acabar con los que avisen de la presencia de un control policial

dgt control

Por el momento no hay una ley que prohíba los avisos a través de internet.

La DGT es uno de los organismos que ha estado esperando con mayor impaciencia la conformación del nuevo gobierno. La redacción de un nuevo Reglamento General de Circulación, que incluya normativas como las de los patinetes eléctricos o los nuevos requisitos para sacarse el carné de conducir, es prioridad de Tráfico. Pero no ha podido poner en marcha por la situación de bloqueo político y desgobierno de los últimos meses.

Ahora que se ha formado el nuevo gobierno de coalición PSOE-Podemos, la DGT querrá poner en marcha una batería de medidas urgentes. Entre ellas, está perseguir a los conductores que se chiven de la localización de los controles policiales por internet. Se trata de una vieja demanda tanto del organismo como de la Policía y la Guardia Civil. Estos ven como muchas de sus actuaciones ya se conocen de antemano por avisos previos de los usuarios en foros y aplicaciones móviles, saboteando así la misión de sus operativos.

¿Por qué sigue siendo legal en la red?

dgt control avisos

Avisar de la presencia de un control policial a otros conductores o usuarios atenta gravemente contra la seguridad y, en especial, la vial, según la DGT. Permite que potenciales infractores, e incluso delincuentes o criminales, escapen del control y circulen libremente, poniendo el peligro al resto de usuarios. Para tráfico, estos “chivatos” son, de alguna manera, cómplices de actividades delictivas. Y no son conscientes de que ponen en riesgo de la seguridad de los demás.

La DGT ya fue consciente del vacío legal en el apartado de internet, ya que dar un aviso a otro conductor, de manera presencial, sobre un control sí está sancionado. Pero, por ahora, no se considera infracción informar de ellos por internet o en apps como Social Drive o Coyote. Algo que Tráfico ya pidió que modificase el Ministerio del Interior el pasado mes de abril. Pero, al encontrarse en funciones, fue imposible modificar la ley de tráfico en ese momento y aprobarla para su entrada en vigor.

Nueva petición de prohibición

Con el nuevo gobierno plenamente operativo, la DGT volverá a pedir que sea ilegal esta práctica, con el objetivo de facilitar el trabajo de Policía y Guardia Civil y, en definitiva, hacer de las carreteras un lugar más seguro. La medida acabará, previsiblemente, con la utilidad de estas apps, cuya valiosa información es compartida por miles de usuarios cada día.

Más difícil que estas, será captar la actividad de grupos de Whatsapp o Telegram, más restringidos y complicados de localizar. Aún no se ha detallado cómo se perseguirán estas conductas y qué castigo conllevarán, si serán sanciones administrativas o estará considerado incluso como falta grave o delito. A la espera de concretarse la medida, avisar a otro conductor sobre la localización de un control mediante Waze o Social Drive es una “práctica legal, aunque no recomendada”, afirmó Jorge Ordás, subdirector de Movilidad y Tecnología de la DGT.

Multas por avisar de un control policial

El actual Reglamento General de Circulación, en su artículo 18.3, sólo sanciona los avisos de unos conductores a otros a través de ráfagas luminosas (dar las largas, en definitiva) alertas sonoras o gestos con las manos. Está considerado una falta grave y castigado con 200 euros de multa. Estas acciones no sólo obstaculizan “la vigilancia de los agentes”, según reza la norma, sino también ponen en riesgo la seguridad vial, especialmente los destellos de luz.

El pasado verano,tuvo lugar un caso especial de un peatón que fue multado por la policía local de Granada con 200 euros por avisar con el brazo a otros conductores de la presencia de un control de velocidad. El caso tuvo bastante eco y fue polémico en el sentido de que la figura del peatón no está contemplada como avisador en el artículo del reglamento, haciendo sólo alusión a los gestos que se hacen desde un vehículo. En este caso especial se habló de un supuesto vacío legal que permitiría recurrir la multa con éxito.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *