Portada » Actualidad » Ford Sierra RS Cosworth: historia, modelos y prueba

Ford Sierra RS Cosworth: historia, modelos y prueba

Ford Sierra RS Cosworth

El Ford Sierra RS Cosworth daba más de un susto pero aseguraba diversión. Un auténtico lobo con piel de cordero.

En la década de los 60, el fabricante americano Ford había conseguido numerosos triunfos con modelos como el Cortina, Galaxy, Falcon, Mustang o Capri, pero comenzaron a ser superados por BMW y, sobre todo, Rover en las competiciones en las que entraban en liza. Por lo tanto, en los 70 y hasta mediados de la década siguiente, la marca americana puso el freno a toda inversión dedicada a la competición.

Ya en 1983, Ford probó el motor de 16 válvulas con doble árbol de levas construido por Cosworth para el Ford Sierra y, casi desde ese mismo instante, se dedicaron a trabajar conjuntamente. Ambas empresas ya habían entablado una estrecha relación desde décadas atrás, gracias a la colaboración establecida entre Cosworth, fundada en 1958 por Mike Costin y Keith Duckworth, y Ford para el desarrollo de motores de competición que culminaría con el nacimiento del DFV, el propulsor más exitoso de la historia de la Fórmula 1.

Volviendo a nuestro protagonista, en 1985 la marca volvió a subirse al carro de la competición, al presentar la primera versión de su Ford Sierra Cosworth.

Ford Sierra RS Cosworth, gracias al turbo

Para el Ford Sierra, en Cosworth diseñaron una culata de aleación de 16 válvulas que pudiera ser aplicada en un automóvil de serie. No existía inicialmente la intención de agregarle un turbocompresor; de esto se encargaron en Ford, que pensaban que para obtener suficiente potencia a partir de un motor de 2.000 cm3, la alimentación por turbina era fundamental. Así, dio sus primeros coletazos el mítico propulsor del Ford Sierra Cosworth.

Ford Sierra RS Cosworth

El bloque de motor ha logrado resistir preparaciones de más de 500 CV de potencia sin problemas y actualmente con material moderno se pueden conseguir más, pero sacrificando totalmente su fiabilidad y su conducción.

Tiene como base el bloque Pinto utilizado por la marca durante años, con 4 cilindros en línea y un diseño de carrera corta y dos litros, mejorado y con una exclusiva culata de aleación de aluminio, con dos árboles de levas que accionan 4 válvulas por cilindro (dos de admisión y dos de escape) a través de taqués hidráulicos.

Está alimentado mediante una inyección electrónica Weber Marelli y un turbo Garret T03B, con válvula de descarga integral que limita la presión de soplado a 0,55 bar y refrigerado mediante un intercooler. Con estas especificaciones, el motor otorga 204 CV a 6.000 rpm con un par máximo de 277 Nm a 4.500 rpm. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, con una velocidad punta en torno a los 240 km/h.

Con estas cifras, la aerodinámica del Cosworth pasó a ser fundamental, de modo que a la versión original se le agregó un descomunal alerón trasero elevado, deflectores delanteros y traseros, un capó ventilado, molduras en los paragolpes, y llantas de mayor tamaño. Pero ese es el modelo primitivo… no nuestro protagonista.

Ford Sierra RS Cosworth, llega el cuatro puertas

En 1987 aparece la primera versión Cosworth 4 puertas del Sierra, con denominación Ford Sierra RS Cosworth  (con los mismos 204 CV de potencia) y con ella se obtuvo una excelente base para desarrollar el 4×4 de 1990.

Ford Sierra RS Cosworth

En sus primeros años, el Ford Sierra RS Cosworth encontró durísimos competidores como el BMW M3 E30, el Audi 200 Quattro 20V o el Mercedes 190E 2.5 16 EVO. Rivales que lo catapultaron hacia el Olimpo de los coches con pedigrí. Un vehículo con un motor que destaca sobre el resto. Una maravilla mecánica que perdurará en la historia del automóvil

Para éste cuatro puertas, Ford adoptó un estilo distinguido y con cierta elegancia: gracias al spoiler trasero montado sobre la tapa del maletero; los limpiaparabrisas semiocultos y con un deflector; o las llantas de aleación y 15×7” con neumáticos 205/50VR. El paragolpes delantero, rejilla y spoiler están fabricados de una única moldura de poliuretano. Lejos en cualquier caso de las estridencias del primer Sierra XR4i, por ejemplo.

La gestión de este fabuloso motor está encomendada a una ECU (unidad de control electrónico) que se encarga de controlar principalmente tres parámetros: la inyección electrónica multipunto, el encendido electrónico y el funcionamiento del turbo.

Como resultado, consigue una exacta relación aire/gasolina, una optimización del avance del encendido y una gestión y modulación de la presión del turbo, para ofrecer una combustión eficaz con el mínimo tirón, típico de los motores turboalimentados.

Ford Sierra RS Cosworth

Vaya si lo lograron, la potencia surge a raudales a medida que vamos hundiendo el pedal. Se trata de un coche que destaca por lo divertido que es al volante, pero, eso sí, con unas manos que sepan lo que hacen. Más de uno se verá sobresaltado por la gran tendencia de esta carrocería hacia el sobreviraje y, tras él, el trompo. Bendito sobreviraje sí es buscado. Terrorífico y fatal si resulta inesperado.

Ford Sierra RS Cosworth, frenos de primera

Directamente importado de la competición, este Ford Sierra RS Cosworth cuenta con un sistema de frenos de altas prestaciones. En el tren delantero equipa unos majestuosos discos de 283 mm, mordidos por unas pinzas de origen deportivo. Ni más ni menos que un sistema de cuatro pistones exclusivo de este modelo. Para la zaga, discos macizos de 272 mm. Además, de serie incorpora un efectivo sistema electrónico de ABS para ayudar a detener el Sierra en los peores momentos y en superficies especialmente resbaladizas.

El 2RM (2 ruedas motrices) contó con una producción de 13.140 unidades. Las diferencias con la posterior versión tracción total son pocas, entre ellas y como más destacable, la citada anteriormente, las fabulosas pinzas de freno de cuatro pistones, ayudadas por el ABS y el diferencial autoblocante de acoplamiento viscoso.

Ford Sierra RS Cosworth, interior

Está diseñado para acoger a cinco adultos con su correspondiente equipaje. Presta especial atención en el entorno del conductor, ofreciendo una ergonomía acertada en un coche de estas características. Remarcar la escasez de instrumentación del cuadro: solamente cuenta con velocímetro, tacómetro e indicador de gasolina.

Ford Sierra RS Cosworth

Dentro, hay detalles de nivel, como el pomo de la palanca de cambio y el volante forrados en cuero. El interior del Cosworth acoge un tapizado de buena calidad, con terciopelo de Haley/Angora y los asientos delanteros están firmados por Recaro y ofrecen una perfecta sujeción para las zonas más reviradas.

En esta versión se puso especial atención en las plazas traseras, dotando a los asientos posteriores de apoyos laterales, reposacabezas integrados, reposabrazos central y, para rematar, un siempre bienvenido techo solar practicable. En Inglaterra se comercializó como Sierra Sapphire.

Al volante, y siempre que sepamos lo que llevamos entre manos, el Ford Sierra RS Cosworth es una berlina espectacular, apta para ser conducida por todos, con un motor dócil, brillante y sobrio; buenos frenos, estabilidad y motricidad excelentes; suspensión y habitáculo confortable. En contra, su deficiente insonorización y su cuadro, muy pobre. Una maravillosa máquina que, sin llegar a los niveles del 4×4, es eficaz, rápida y brillante.

Ford Sierra RS Cosworth, final de la saga

En 1990 aparece la que sería la última versión del Ford Sierra Cosworth, el 4×4, con una potencia final de 220 CV y tracción a las 4 ruedas. Gracias a su excepcional propulsor y a la tracción total, éste se midió de tú a tú con automóviles como el mítico Lancia Delta Integrale, Mazda 323GTR, Subaru Legacy Turbo o el Toyota Célica Turbo 4WD.

Texto: Eduardo Caro Fotos: Jesús María Izquierdo

Ford Sierra RS Cosworth: ficha técnica

ModeloFord Sierra Cosworth
DisposiciónCentral longitudinal
Cilindrada1.993 cm3
Diámetro por carrera90,8 x 76,9 mm
Potencia/régimen204 CV-150 KW/6.000 rpm
Par/régimen28,1 mkg/4.500 rpm
AlimentaciónInyección electrónica Weber, turbocompresor Garret T03b, intercooler
Compresión8,0:1
DistribuciónDoble árbol de levas accionado por correa dentada
CombustibleGasolina
TracciónTrasera
Caja de cambiosManual 5 velocidades
Relación final3,70:1
TipoMonocasco autoportante
CarroceríaBerlina cuatro puertas (5 plazas)
Suspensión delanteraIndependiente con columnas McPherson, muelles helicoidales y barra estabilizadora.
Suspensión traseraIndependiente con brazos semiarrastrados, muelles helicoidales y barra estabilizadora.
DirecciónCremallera servoasistida de relación variable
FrenosDiscos ventilados de 283 mm (del.) y macizos de 273 mm (det.), ABS de serie
Consumo90 km/h:8 l120 km/h: 10,l lCiudad: 11,76 l
Longitud/anchura/altura4.494/1.698/977 mm
Peso en vacío1.240 kg
Medida llanta15 x 7”
Medida neumáticos205/50 VR 15
Capacidad del depósito60 litros
0 a 100 km/h6,5 s
Velocidad máxima242 km/h
Cotización6.000-10.000 euros


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *