Portada » Galerías » La curiosa colección de coches de James Hetfield, el cantante de Metallica

La curiosa colección de coches de James Hetfield, el cantante de Metallica

James Hetfield siempre se ha mostrado como un apasionado de los coches, aunque su colección es muy particular.

El cantante de Metallica, James Hetfield, es un gran aficionado a los coches. Prueba de ello es su magnífica colección aunque esta guarda modelos que a muchos resultará extraña por tratarse de vehículos propios del otro lado del Atlántico, o un atropello pues cuenta con varios coches clásicos tuneados con aspecto Hot Rod que aunque parezcan vehículos de exhibición en realidad son aptos para circular por la calle.

Esta es la curiosa colección de coches de James Hetfield, el cantante de Metallica.

Auburn Roadster

Un Auburn Roadster de 1936 es una de primera joyas que encontramos en el garaje de James Hetfield. Mantiene las formas originales aunque se ha rebajado su altura, se han revisado las defensas y los pasos de rueda hasta el punto de que las traseras han carenado las ruedas. Como anécdota queda que los tapacubos los diseñó el propio cantante. En 2010, la customización del coche ganó el premio Goodguy Coast Custom Award.

Ford F100

Es una de las piezas más llamativas de su colección, aunque resulta difícil de reconocer. Se trata de una Ford F100 de 1956, la camioneta más vendida en Estados Unidos (junto con el resto de series F de Ford), el medio de locomoción más utilizado en la América profunda. En este caso se ha rebajado hasta casi el ras de suelo su altura, se han ensanchado su carrocería y se le da dado un toque en morado satinado. Su interior también ha sido modernizado para adaptarlo a las comodidades actuales pero sin perder su esencia.

Ford Coupé de 1936

Cuando el rockero compró el coche, ya había sido tuneado por sus anteriores propietarios. Sin embargo, decidió darle un nuevo lavado de cara a esta maravilla de 1936. Llama la atención el acabado de su carrocería, pulida la pintura y con le chapa a la vista, una elección personal de Hetfield para representar cómo lo antiguo se vuelve nuevo.

Lincoln Zephyr

Este coche de 1937 cuenta con una curiosa historia detrás. Pertenecía a un soldado que sirvió en Vietnam. Después de volver al país en 1972, desapareció, dejando el vehículo aparcado en la calle de su madre. Aquí fue descubierto años después por el propio James Hetfield. Él ha sido el que ha encargado a RD Kustoms que lo restaure y le de este aspecto final.

Jaguar “Black Pearl”

Su Jaguar de 1948 tuneado, al que el cantante llama cariñosamente Black Pearl, ganó el premio Goodguys’s 2014 Mother’s Custom Of The Year. No solo le gusta coleccionar coches, también parece que le gusta atesorar premios. Y parece que tiene buen gusto, y no solo por la música.

Buick Skylark

Lo considera uno de sus vehículos familiares, aunque se fabricó en 1956. Y, cómo era de esperar, también ha sido tuneado, rebajando las suspensiones, alargando su figura, puliendo sus cromados y dándole más lustre al blanco de su carrocería para que brille aún más al sol. De su mecánica no hablamos pues no hemos encontrado registros. No es raro ver a sus hijos montados en el asiento trasero de este descapotable como podemos apreciar en la imagen.

Tesla Model S

Además de su colección de coches clásicos modificados, Hetfield también está interesado en los coches modernos. Una de las últimas entradas en su garaje ha sido un Tesla Model S, aunque, al ser eléctrico, quizás eche de menos el olor a gasolina al conducirlo, un aroma que ha declarado en numerosas ocasiones que le encanta, y el ruido de sus motores, como los V8 que equipan algunas de sus adquisiciones.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *