Portada » Actualidad » ¿Qué sucede si tengo el coche parado durante mucho tiempo?

¿Qué sucede si tengo el coche parado durante mucho tiempo?

Coche aparcado

Sigue estos consejos de mantenimiento si no vas a usar el coche.

Posiblemente con la activación del Estado de Alarma en nuestro país por la crisis del coronavirus te habrás hecho esta pregunta. Si estás teletrabajando o simplemente no puedes ir a trabajar y tienes que quedarte en casa todo el día, no utilizarás el coche. Y lo más probable es que no lo cojas en días o incluso semanas.

Pues debes saber que, de entrada, no sucede nada grave en cuestioes de mantenimiento si el coche está parado durante una o dos semanas, sin arrancarlo. Los problemas sí que se pueden presentar si esta situación se prolonga más tiempo, por lo que habrá que realizar algunas labores de conservación para evitar averías o desgaste de las piezas, especialmente si el coche está aparcado en la calle.

El coche, mejor en el garaje

mantenimiento coche parado

Tener el coche parado durante mucho tiempo en la calle puede, con el paso de las semanas, afectar a la pintura de la carrocería. También afecta a la presión de los neumáticos y al estado del compuesto, que podría deteriorarse con los cambios de temperatura (lluvia, sol, heladas, etc.).

Si no hay más remedio que dejarlo en la calle, opta por aparcarlo en un lugar lo más resguardado posible. También puedes protegerlo poniendo una funda de tela transpirable adecuada para el coche.

Limpia el interior

Si no vas a coger el coche en una temporada, lo mejor es que limpies frecuentemente su interior, para evitar malos olores y humedad. Da un repaso a la tapicería, al volante, a la rejillas del aire acondicionado y, en definitiva, a todos los lugares susceptibles de acumular polvo o desprender malos olores por esta cerrado. Asegúrate de que las ventanillas están bien cerradas.

Revisa los líquidos

Comprueba los bajos del vehículo, si hay manchas sobre el suelo por si hubiera alguna pérdida de líquidos por algún conducto o junta en mal estado. Si va a estar mucho tiempo parado, es recomendable vaciar el depósito de aceite, o cambiarlo antes de volver a utilizarlo de nuevo. Revisa también el líquido anticongelante y de los limpiacristales.

En cuanto a los líquidos del sistema de frenada resulta más difícil de comprobar para una persona que no esté familiarizada con la mecánica. Por ello, es recomendable antes de iniciar la marcha y después de arrancar el motor comprobar que la pisada del pedal de freno es similar a la que tenía antes. Si está demasiado esponjoso podría significa que, en efecto, ha perdido líquido.

Desconecta la batería

Es una forma de evitar que se descargue lentamente algo que sucederá especialmente si la batería es veterana y está expuesta al frío. Recuerda realizar la desconexión con el motor apagado y con guantes de protección por las posibles descargas. También sería bueno hacerlo al aire libre pues hay veces que, si los bornes no están en buen estado, podría soltar gases del ácido que la compone.

Para desconectarla, primero habrá que desaflojar con una llave la tuerca del polo negativo y después la del positivo, nunca al contrario. Para volver a conectarla realizamos la operación al revés, primero el positivo y después el negativo.

El depósito, siempre con combustible

No dejes vacío el tanque de combustible de tu coche si va a estar parado más de la cuenta. Tenerlo a la mitad evitará que se deteriore prematuramente. Además, como indicamos antes, será conveniente arrancarlo de vez en cuando. En caso de quedar vacío, los conductos y algunas juntas se podrían secar. Ten en cuenta que, el tiempo que dure este Estado de Emergencia, las gasolineras estarán abiertas.

Mueve el coche de vez en cuando

Aunque no se puede salir a la calle debido a las restricciones del Estado de Alarma, aprovecha alguna de las salidas para hacer la compra para arrancar y mover un poco el coche si lo tienes aparcado en la calle. Si lo tienes en un garaje, simplemente arráncalo y déjalo algunos minutos al ralentí.

Esto evitará que se formen depósitos en los circuitos de combustible, aceite, líquido refrigerante… También lo moveremos un poco para cambiar el punto de apoyo de los neumáticos.

Revisa la presión de los neumáticos

Tras un tiempo sin usarse, los neumáticos pueden perder presión, sobre todo si están expuestos a bajas temperaturas. Una revisión de la presión es necesaria, sobre todo si llevas varias semanas sin coger el coche. La puedes realizar con un manómetro ‘de bolsillo’ o con uno de una gasolinera.

El Estado de Alarma estará vigente dos semanas, aunque hay quienes señalan que este durará algún tiempo más. Aunque se postergue varias semanas no hay peligro de que los neumáticos cristalicen, para eso tendría que estar al menos cuatro meses parado. Aun así, los primeros kilómetros que se hagan deberían hacerse sin forzar las ruedas ni los frenos.

Antes de volver a coger el coche…

Si, pongamos un ejemplo, la cuarentena que estamos pasando dura un mes, tras ese periodo habrá que realizar una revisión general del coche antes de conducirlo. Primero deberá ser visual y al arrancarlo habrá que comprobar que el motor funciona correctamente y no emite ruidos extraños, así como el sistema de escape.

También habrá que revisar los niveles de líquidos: aceite, refrigerante del motor, aceite de la dirección y el líquido de frenos, así como el nivel de carburante. También es recomendable verificar el estado de la correas, frenar unas cuantas veces para calentar las pastillas de freno circular a velocidad moderada para que el coche vaya acostumbrándose poco a poco a funcionar como antes del parón.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *