Portada » Vídeos » La Fórmula 1 hace balance: los mayores accidentes de la temporada

La Fórmula 1 repasa los mayores accidentes del año.

Se acerca el final del 2019 y llega el momento de hacer balance de la temporada en los deportes del motor. Y es aquí donde salen algunos que resultan realmente curiosos, especialmente por quienes los realizan. La productora audiovisual de la Fórmula 1 ha hecho un ranking con los mayores accidentes de la temporada. Y, ojo, porque algunos duele verlos desde el sofá de casa.

Aquí hay sitio para todos, incluso los hay que repiten posición. Se dejan ver pilotos de la zona alta de la zona alta de la general y de la zona baja, pero, tras ver los accidentes de la Fórmula 1, solo podemos ponernos de pie y aplaudir a los mecánicos de las escuderías por el magnífico trabajo que hacen para reparar los vehículos entre sesiones viendo lo maltrechos que quedan en algunas ocasiones. Menudo mérito tienen.

Al límite

Accidentes Fórmula 1

La Fórmula 1, visto desde casa, puede parecer un deporte fácil. ¿Cuántas veces has escuchado eso de que “es que van sentados”, “no tiene que hacer otra cosa que conducir” o “son unos lentos”? La realidad dista mucho de estas frases típicas de cuñado. Son monoplazas con potencias que colindan los 800 CV, donde la aerodinámica es vital, los pilotos van alojados en posiciones muy incómodas y sin ver apenas su coche y manejan un volante que parece más el joystick de una playstation que un volante de coche.

Y se les exige que tracen a la perfección cada curva, incluso que intenten adelantar, a velocidades superiores a los 200 km/h… y hasta los 300 km/h. Y, los mismos que antes les tildaban de lentos, son los que se ponen nerviosos cuando vas un poco más animoso de la cuenta con tu coche.

Así, no debería resultar tan extraño que sufran accidentes. El desgaste de los neumáticos, la suciedad sobre el asfalto, pisar un piano que desestabilice el coche, o césped, todo combinado con la alta velocidad, hace que los coches se conviertan en elementos descontrolados que fruto de las inercias y la fuerza centrífuga van directos contra las protecciones. Al final, nos van a parecer pocos los que se producen.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *