Portada » Actualidad » McLaren Solus GT: de virtual a real

McLaren Solus GT: de virtual a real

Cinco años atrás solo iba a formar parte de un videojuego. Ahora es plenamente real y se fabricarán 25 unidades para todo el mundo.

Todos conocemos el impacto que ha tenido el Gran Turismo no solo en el mercado de los videojuegos sino también en el de los vehículos de altas prestaciones e incluso en el del mundo de la competición. Desde hace años es habitual ver cómo algunos fabricantes ligados con este mundillo sacan auténticas salvajadas que acaban plasmándose en el mundo virtual e incluso hay otras que traspasan la televisión y se acaban haciendo realidad. Sin embargo, ninguna de ellas es tan radical como el Solus GT que acaba de presentar McLaren.

Un modelo que no es sino una evolución a escala real del Virtual Ultimate Vision GT que la firma británica estrenó hace un lustro en el propio Gran Turismo Sport. Se fabricarán 25 unidades para todo el mundo que ya han sido pertinentemente vendidas a los 25 futuros propietarios con cuentas desorbitadas y muchas ganas de tener un vehículo único en el mundo.

Tanto es así que este Solus GT no está homologado para circular por carretera abierta así que te puedes imaginar la cantidad de dinero que manejan los susodichos para rodarlo únicamente por circuito. Cuando lo hagan, a buen seguro que disfrutarán del exquisito sonido del V10 de 5,2 litros que lo anima, uno de los pocos de esta índole que van quedando en el mercado. Genera 840 CV de potencia y tiene un par máximo de 650 Nm lo que en combinación con una caja de cambios automática de siete relaciones le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y alcanzar una punta de velocidad de 320 km/h.

Prestaciones que obtiene gracias a su trabajadísima aerodinámica y diseño. Y es que el Solus GT parece más un hypercar de Las 24 horas de Le Mans. Posee un chasis monocasco fabricado íntegramente en carbono que le permite ajustar el peso hasta los 1.200 kilos. Tiene forma de monoplaza con una parte frontal de lo más agresiva y una zaga más radical todavía gracias al enorme alerón. En el interior, el cockpit destila minimalismo y está todo pensado para que el afortunado propietario disfrute de una jornada de pilotaje extremo.

Karam El Shenawy

Enamorado del motor y de todo lo que le rodea. La fortuna y las vicisitudes de la vida me permitieron trabajar en mi gran pasión. Cada coche, al igual que cada día, es una oportunidad de aprender un poco más.

Ver todas las publicaciones

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.