Portada » Vídeos » El misterio del coche en llamas conduciendo solo que se ha hecho viral

Aún no se sabe qué o quién causó ese fuego en el vehículo.

Existen diferentes conceptos de coche autónomo, pero ninguno tan delirante como el de este Mini en llamas grabado en una calle de Liubliana, la capital de Eslovenia. El vídeo, publicado por Viral Hog en YouTube, se ha hecho viral en los últimos días, aunque los hechos sucedieron el pasado 25 de diciembre. Nadie sabe cuál fue el origen del fuego en el motor del Mini Cooper, ni por qué conduce sólo y choca contra un Ford Fiesta aparcado al lado.

Las imágenes son surrealistas. Un coche de la policía con dos agentes no tardó en llegar al lugar del suceso y rápidamente alejaron a los testigos del lugar en previsión de que el combustible explotase y causara heridos. Además, parece que el Mini tiene conductor dentro, pero nada más lejos de la realidad. La policía no encontró a nadie en su interior y ese es otro de los interrogantes que surgen al ver el vídeo.

Acabó explotando

coche mini en llamas

Los dos agentes de policía que llegaron primero al lugar cogieron un extintor que tenían en el coche patrulla y se acercaron con él para intentar extinguir las llamas, que rozaban el Ford Fiesta con el que el Mini había chocado. Pero justo en el momento en el que se aproximaban, se originó una explosión, no muy intensa, que obligó a los policías a replegarse y esperar a que vinieran los bomberos con más y mejores medios.

Tras la explosión, la llama se hizo más grande y virulenta, extendiéndose a la parte baja del vehículo y amenazando ya el habitáculo. No quedó grabado cómo los bomberos apagaron el incendio ni tampoco se conocen los daños que, muy posiblemente, tuvieron el resto de vehículos cercanos.

¿Un posible defecto del motor?

Varios medios eslovenos especulan con que el origen del fuego se debiera a un defecto del motor. Este obligó al conductor a abandonar repentinamente el vehículo y ponerse a salvo. En 2012, la marca británica hizo una llamada a revisión de varios de Mini Cooper S y John Cooper Works, fabricados entre 2006 y 2011, por un defecto en la bomba de agua.

Varios usuarios se quejaron de que su Mini comenzó a incendiarse mientras estaban estacionados, lo que llevó al fabricante a realizar una investigación. Esta determinó que había un fallo en la placa de uno de los circuitos electrónicos que controlan la refrigeración del turbocompresor. Este defecto hacía arder la bomba de agua, y las llamas se podían propagar fácilmente al motor, como parece haberle sucedido a este modelo. Pero la investigación del incidente aún sigue abierta y no se descartan otras causas.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *