Portada » Actualidad » Guerra a los coches diésel en Europa: Roma, la última ciudad en prohibirlos

Guerra a los coches diésel en Europa: Roma, la última ciudad en prohibirlos

prohibición diésel

El veto es temporal y secunda las restricciones de otras ciudades como Milán o Turín.

Los usuarios de coches diésel continúan acorralados por las restricciones, no sólo en España, también en muchos países europeos. La mayor cantidad de partículas nocivas que emiten a la atmósfera, en comparación con los gasolina, hacen que hayan pasado, de la noche a la mañana, a estar denostados por las administraciones. A las subidas de impuestos y leyes a medio y largo plazo para prohibir su fabricación se suman ahora las limitaciones de circulación en las grandes ciudades.

La última en aplicar una prohibición a los diésel ha sido Roma. La capital de Italia lleva ya días con unos altos niveles de polución en el aire, según informa Europa Press. Desde este fin de semana se han aplicado restricciones de forma progresiva, comenzando con los diésel más antiguos que no cumplieran con los estándares de emisiones europeos. Pero desde este martes y hasta el jueves, el veto será total para todos los diésel en las horas de tráfico más intensas (de 7:30 a 10:30 h y de 16:30 a 20:30 h).

Calidad del aire en situación crítica

prohibición diésel Roma

Virgina Raggi, alcaldesa de Roma, afirma que los medidores de partículas de la ciudad han detectado “un exceso de los niveles permitidos de PM10 en muchas zonas”. La situación es “crítica”, sentencia Raggi. Lleva sin llover desde hace días en todo el área urbana y la contaminación ya se puede distinguir a simple vista. Recordemos que Roma es una de las capitales europeas más castigadas por la polución. En su área urbana circulan 1,5 millones de vehículos, produciendo el 57% de la contaminación atmosférica de la ciudad, según detalla El País.

La ciudad eterna también cuenta con una zona de bajas emisiones, similar a la de Barcelona, denominada Franja Verde. Abarca 150 km cuadrados y dentro de ella no pueden circular, de forma permanente, ningún vehículo matriculado antes de 1992, ni los diésel previos a 1996. La nueva prohibición afectará, aproximadamente, a un millón de vehículos.

Críticas de las petroleras

La medida ya está causando numerosos trastornos en la movilidad diaria de los ciudadanos, y despertado las críticas de sectores como el de las petroleras. El propio diario El País recoge la de la asociación italiana de compañías del petróleo, la Unión Petrolera. Esta ve “injustificada” la decisión desde el punto de vista científico y ambiental, penalizando al mismo tiempo, a “un gran número de ciudadanos”.

En el extemo opuesto, Raggi también es el blanco de las quejas de los ecologistas. Estos critican la lentitud con la que el ayuntamiento ha reaccionado ante el problema de la contaminación. “Llega muy tarde, tras 10 días respirando aire envenenado”, aseguran. Asimismo, consideran que la prohibición por horas, y limitada a tres días, es insuficiente y reclaman limitaciones más duras.

París, Londres, Milán… Otras ciudades anti diésel

No sólo Madrid y Barcelona sufren los trastornos derivados de las zonas de bajas emisiones. Los límites impuestos desde la Unión Europea han acabado por modificar los hábitos de tráfico de las principales ciudades del continente. En Italia, Milán o Turín cuentan con protocolos para restringir, según el día, coches diésel matriculados antes de 2005, mientras que en Alemania más de 60 municipios han establecido zonas de acceso preferente para vehículos eco y eléctricos.

Grandes urbes como París o Londres, sin embargo, han ido más allá de las imposiciones de Bruselas. La capital de Francia, por ejemplo, prohibió el 1 de julio la circulación de los coches diésel anteriores al 2000 en el área del Gran París, donde viven 7,5 millones de personas. Por otro lado, famosos son ya los peajes de Londres para acceder al centro y la prohibición de circulación por las calles más céntricas de todos los coches matriculados antes de 2005.


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *