Portada » Destacados » Prueba del BMW 116d, básico pero con mucho juego

Prueba del BMW 116d, básico pero con mucho juego

El BMW 116d se dispone como el modelo de acceso al Serie 1, aunque esto no debe hacerle de menos.

El diésel más accesible del BMW Serie 1, denominado BMW 116d, sorprende por rendimiento y agradable respuesta. Una versión que da juego por mucho que su precio resulte, como en sus rivales Premium, un tanto elevado.

Si miras fríamente las cifras te puedes echar atrás: 116 CV y 30.000 euros no es un gran reclamo. Pero si pruebas el BMW 116d sin hacer caso a los datos descubrirás que este diésel de acceso da mucho más de sí de lo que podrías esperar. Un BMW Serie 1 que ha cambiado mucho en esta nueva generación, la tercera desde que BMW puso en el mercado el primer BMW Serie 1 hace quince años y que abandona una de sus principales señas de identidad: la tracción trasera.

Es, por tanto, el primer BMW Serie 1 de tracción delantera, cambio estructural que, sin embargo, no acusa a los mandos tanto como cabría esperar, al menos en esta versión de potencia moderada. Por otra parte, las declinaciones más enérgicas de la gama, un diésel de 190 CV y un motor de gasolina con 306 CV son de tracción total xDrive.

En movimiento

La conducción del nuevo Serie 1 sigue siendo muy BMW, con una dirección firme y precisa que transmite mucha información y confianza en trazados virados. Firme también, quizá en exceso para lo habitual hoy en día, el tacto de la palanca del cambio manual, en parte acorde a la deportividad que siempre ha definido al compacto de la hélice.

En todo caso, la transformación que implica pasar a tracción delantera ha traído consigo novedosos asistentes a la conducción sin que el Serie 1 pierda carácter y eficacia. Así, desde las versiones básicas como este BMW 116d introduce un nuevo control de tracción denominado ARB cuya principal singularidad reside en que su unidad de control no está integrada en la del control de estabilidad DSC como antes, sino en la electrónica del motor.

La meta es un trasvase de información hasta tres veces más rápida, mejorando la precisión del sistema para reducir pérdidas de adherencia minimizando los movimientos en la dirección habituales en los turismos de tracción delantera al acelerar a fondo.

Con todo para triunfar

También es de serie el sistema BMW Performance Control: actúa sobre los frenos de las ruedas interiores al giro para facilitar la entrada en curva reduciendo posibles subvirajes (tendencia a tirar de morro), ahora un poco más acusado que en la anterior generación.

El resultado es una dirección que mantiene la trayectoria con facilidad sin perder las buenas sensaciones de anteriores generaciones. Y es que, dinámicamente, el último BMW Serie 1 sigue siendo un compacto de carácter ágil y hasta deportivo, una referencia en este sentido por sensaciones y eficacia sobre el asfalto.

Su chasis mantiene un tarado de amortiguación tirando a firme y una configuración más elaborada que sus más directos rivales alemanes: los Audi A3 Sportback y Mercedes-Benz Clase A. En aquellos, hablando de sus respectivos escalones de acceso, la suspensión trasera estriba en un eje de torsión mientras que el Serie 1, incluido el BMW 116d, recurre a un más elaborado multibrazo.

En movimiento

Al final, nuestro compacto se convierte en uno de los más eficaces de su tipo, con gran facilidad para entrar en curvas, una zaga que cierra la trayectoria con progresividad y seguridad, balanceos mínimos y sólidos apoyos: transmite mucha sensación de control en todo momento.

Y ello pese a un motor que, con solo 116 CV, no se antoja prodigio de prestaciones, sobre todo desde parado. Una vez en marcha muestra una capacidad para moverse a ritmo alto superior a lo esperado. Sí, es un poco perezoso a bajas vueltas de motor, pero cuando supera 1.800 rpm su respuesta es bastante más progresiva, manteniendo el par máximo (270 Nm) hasta 4.000 rpm, cuando da la potencia máxima.

Las marchas del cambio tiran a larguitas, pero entre quinta y sexta permite moverse con dinamismo para disfrutar de la conducción. Por el contrario, en ciudad y a baja velocidad no se siente tan cómodo, ni por la respuesta del propulsor ni por el tacto del tándem embrague/cambio.

Frugal

A cambio, esos largos desarrollos permiten disfrutar de unos consumos reales de lo más ajustado: poco más de 6 l/100 km en ciudad y por debajo de ese valor en carretera a ritmos de marcador de 120-130 km/h. Incluso subiendo la marcha el gasto se mantiene en valores que difícilmente superarán 8 l/100 km. Recuerda, es etiqueta C.

Cambio de tercio: la habitabilidad mejora ligeramente sobre lo visto en el anterior BMW Serie 1, con un poco más de hueco para las piernas detrás y una anchura similar. Como resultado, dos adultos se acomodan ahora mejor en las plazas traseras, pero el tercer ocupante sigue sin ser bien acogido. Mejora en mayor grado la capacidad del maletero, que gana 20 litros y llega así a 380 litros. ¡Ah! y el respaldo trasero es abatible en porciones 60/40.

En fin, no es un compacto especialmente amplio, pero ahora ofrece una usabilidad bastante más razonable. Al volante sigue ofreciendo una cómoda postura de conducción, muy integrada, con asientos amplios y ergonómicos y todos los mandos al alcance. Por último, el equipamiento es correcto, sin más…

Texto: Alfonso Aguilera // Fotos: Paloma Soria

Ficha técnica BMW 116d

TIPO DE MOTORDiésel, 3 cilindros en línea, turboalimentado
CILINDRADA1.496 cm3
POTENCIA116 CV entre 2.250 y 4.000 rpm
PAR MÁXIMO270 Nm entre 1.750 y 4.00 rpm
V. MÁXIMA200 km/h
ACELERACIÓN10,3 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO4,6 l/100 km (mixto)
MEDIDAS4.319 / 1.799 / 1.434 mm
NEUMÁTICOS205/55 R 16
PESO EN VACÍO1.450 kg.
MALETERO380 l
PRECIO30.450 €
GAMA DESDE30.030 €
CUOTA RENTING503 €/mes*
LANZAMIENTODiciembre 2019

*Importe aproximado para 4 años y 25.000 km anuales

Equipamiento BMW 116d

De serie: Advertencia de colisión frontal con intervención de frenos; airbags de cabeza delanteros y traseros; alarma de cambio involuntario de carril; asistente de arranque; asistente de cambio involuntario de carril; asistente de frenada; control de frenada en curva CBC; control de presión en neumáticos; faros LED (alumbrado de cruce/carretera); antinieblas LED; frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones y ciclistas; limitador de velocidad; luz diurna LED; reconocimiento de señales de tráfico Speed Limit Info + Speed Limit Assist; climatizador doble; conexión automática de luces de cruce; freno de estacionamiento electromecánico; sensor de lluvia; luces traseras LED; 2 tomas USB con función de carga; radio con MP3: incluye Apple Car Play/Android Auto y kit reparador de pinchazos

Opcional: Pintura metalizada (797 €); techo de cristal panorámico (1.253 €); Head-up display (1.025 €); control de crucero activo con función Stop&Go (512 €); Parking Assistant (342 €); aviso de colisión frontal con función de frenado, Speed Limit Assist con indicación de prohibición de adelantar y previsión y aviso de salida de trayecto (854 €); accionamiento automático del portón trasero (569 €); calefacción de los asientos delanteros (399 €); reglaje eléctrico de asientos delanteros (717 €); faros de LED adaptativos (569 €) y suspensión deportiva M (399 €).

Galería de fotos del BMW 116d


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *