Portada » Pruebas » Prueba del Peugeot 2008 BlueHDI, rizando el rizo

Prueba del Peugeot 2008 BlueHDI, rizando el rizo

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Nos ponemos a los mandos del Peugeot 2008 en su variante diésel más potente (130 CV).

En plena batalla por ofrecer el mejor SUV urbano, la firma del león se saca de la manga una segunda generación del Peugeot 2008 que replica los pasos de su hermano mayor, el Peugeot 3008, y que aporta al segmento madurez y, sobre todo, una excelente habitabilidad entre sus reclamos.

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Nissan Juke, Renault Captur, Skoda Kamiq, Ford Puma y Volkswagen T-Cross son algunos de los SUV urbanos que han llegado en los últimos meses, lo que demuestra que estamos ante uno de los segmentos de mayor crecimiento e interés para un público que demanda más y más todocaminos. Peugeot fue, no en vano, una de las primeras en lanzarse a competir en este jugoso nicho, con un exitoso Peugeot 2008 que ahora estrena relevo. Una segunda generación aún más grande, madura y tecnológica.

Muy habitable

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Déjame centrarme, primero, en el tamaño: gana nada menos que 14,1 cm hasta los 4,30 metros de largo. O lo que es lo mismo, pasa a ser uno de los más grandes de la categoría. Afortunadamente, parte de esa ganancia (6,8 cm) recae en la distancia entre ejes, lo que repercute en el espacio interior.

Este es uno de los principales reclamos del nuevo Peugeot 2008, un vehículo en el que pasajeros de 1,85 m de altura (tal vez un poco más) caben holgadamente en todas las plazas. Tres en la fila trasera, salvo niños, viajarán demasiado apretados, pues la anchura, como es habitual en este segmento, es escasa.

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Solo echo en falta una banqueta trasera desplazable longitudinalmente, presente en otros competidores y que permite jugar mejor con la capacidad del maletero. Baúl, dicho sea de paso, que anuncia un excelente volumen: 434 litros. Para contextualizarlo: son algo menos de 100 litros de diferencia con el Peugeot 3008, cuya carrocería es cerca de 15 cm más larga.

Mundo digital

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Por otra parte, Peugeot ha evolucionado el puesto al volante i-Cockpit de su antecesor, ahora con pantallas digitales de diversa configuración según equipamientos. En el más avanzado, el i-Cockpit 3D de la unidad probada, la instrumentación simula una proyección holográfica que, según la marca, reduce el tiempo de reacción del piloto.

Personalmente no he vislumbrado semejante mejora, pero es indudablemente que se trata de un cuadro llamativo con diversidad de vistas. Complementa muy bien un multimedia que, de serie, es de 7 pulgadas, pero que puede alcanzar 10 pulgadas con navegación 3D conectada, aplicaciones en red y compatibilidad Andrid Auto/Apple CarPlay.

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Todo ello no es sino un espejo de la tecnología presente en el nuevo Peugeot 2008 compartida, por cierto, con el utilitario Peugeot 208, del que recoge plataforma. De este modo, a los habituales asistentes a la conducción, como frenada de emergencia automática, avisador por cambio involuntario de carril o lector de señales de tráfico, suma un control de velocidad de crucero adaptativo que puede combinar con el asistente de mantenimiento de carril para ofrecer una experiencia de marcha semi-autónoma.

Mecánicas para todos

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

La gama mecánica es bastante amplia, con una nutrida oferta de gasolina compuesta por unidades turbo de 100, 130 y 155 CV de potencia, complementada por dos diésel que liberan 100 y 130 CV. Como novedad, el Peugeot e-2008, una opción totalmente eléctrica de 136 CV y autonomía homologada de 320 km.

La versión aquí probada es una de las más interesantes para un vehículo de este porte: un motor diésel de bajo consumo y buenas prestaciones. Es lo que ofrece el propulsor BlueHDi de 130 CV de potencia, conocido en diferentes modelos del grupo PSA y de sobra contrastado.

Resulta suficientemente refinado y mueve bien el coche en toda situación, incluso con carga. Es una variante solvente en términos generales. Las claves son, primero, un par máximo de 300 Nm apenas a 1.750 rpm, y segundo, un peso de solo 1.235 kilos en vacío. Estos datos contribuyen además a contener gasto, muy limitado en este pequeño SUV: hemos obtenido una media real de apenas 5,5 l/100 km en un recorrido 70% ciudad y 30% carretera.

Solo automático

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

De momento solo puedes atarlo al cambio automático EAT8 mediante convertidor de par y ocho relaciones. Una transmisión del especialista japonés Aisin que cumple bien su cometido: sin ser especialmente rápida o deportiva ofrece cambios suaves y efectivos. Con todo, esa respuesta también depende del modo de conducción seleccionado.

Hablando de conducción, el Peugeot 2008 responde a los cánones dinámicos impuestos por los vehículos franceses, centrados en el confort. Por mi parte, sin tacha. Me gusta la puesta a punto del chasis y también su aplomo a alta velocidad: da la impresión de coche más grande, una notable mejora frente a su antecesor que lo coloca, por lo tocante al rendimiento, muy poco por debajo de su hermano mayor Peugeot 3008, que a buen seguro verá derivada alguna que otra venta hacia este flamante familiar del león.

Lausin

Fotos: Paloma Soria

Ficha técnica Peugeot 2008 Allure BlueHDI 130 CV EAT8

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008
TIPO DE MOTORDiésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado
CILINDRADA1.499 cm3
POTENCIA130 CV entre 3.700 rpm
PAR MÁXIMO300 Nm a 1.750 rpm
V. MÁXIMA195 km/h
ACELERACIÓN9,3 s (0 a 100 km/h)
CONSUMO4,7 – 5,4 l/100 km (WLTP)
MEDIDAS4.300 / 1.770 / 1.530 mm
NEUMÁTICOS235 / 55 R 18
PESO EN VACÍO1.235 kg
MALETERO434 l
PRECIO28.100 €
GAMA DESDE21.150 €
CUOTA RENTING509 €/mes*
LANZAMIENTOOctubre de 2019
*Importe aproximado para 4 años y 25.000 km anuales

Equipamiento Peugeot 2008 Allure BlueHDI 130 CV EAT8

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

De serie: Frenada de emergencia automática diurna; control de velocidad de crucero con limitador; lector de señales de tráfico; alerta por cambio involuntario de carril; sensor de fatiga; selector de modos de conducción; faros Eco LED; sensores de luz y lluvia; sensores de parking delanteros y traseros; climatizador monozona; arranque manos libres; Peugeot i-Cockpit 3D; multimedia con pantalla táctil de 7’’; conexiones Android Auto/Apple CarPlay; cámara de visión trasera; apoyabrazos central con consola alta; freno de estacionamiento eléctrico; retrovisor interior electrocrómico;  barras de techo en negro brillante y llantas de 17’’.

Prueba Peugeot 2008 BlueHDi 2008

Opcional: Pintura Rojo Elixir (700 euros); tapicería en cuero Nappa (2.200 euros); llantas de 18 pulgadas (320 euros); paquete Drive Assist Plus -incluye asistente de mantenimiento de carril y control de velocidad de crucero adaptativo- (600 euros); entrada y arranque sin llave (300 euros); frenada de emergencia con vídeo y radar (200 euros); Multimedia con pantalla táctil de 10 pulgadas con navegador (750 euros); Airbag laterales traseros (200 euros); alarma Thatcham periférica y volumétrica (300 euros); recarga inalámbrica para móvil (100 euros); sistema Grip Control (400 euros); faros antiniebla LED (150 euros); cristales traseros sobretintados (100 euros) y techo panorámico practicable de vidrio (1.000 euros).

Galería de fotos de la prueba del Peugeot 2008 Allure BlueHDI 130 CV EAT8


Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *