Portada » Vídeos » VÍDEO| Prueba del BMW i4 M50

Probamos a fondo el primer BMW M que no emite sonido. Una peculiar característica que no le impide seguir ofreciendo el mismo rendimiento de siempre. Dale al play y descubre cómo es el BMW i4 M50.

Los tiempos han cambiado, no cabe duda y si no que se lo digan a BMW o, mejor dicho, a BMW M Motorsport, su departamento deportivo. ¿Por qué? Porque en menos de un lustro esta firma ha pasado de fabricar auténticas obras de arte de combustión a meter mano en el cada vez más presente mundo eléctrico. Su primer modelo, el que ya hemos probado en profundidad en nuestro Canal de Youtube: el BMW i4, una berlina 100% eléctrica llegada para plantar cara a Tesla.

Como no podía ser de otra manera, todo lo que toca BMW M lo convierte en emociones fuertes y en este caso hablar de la variante i4 M50 es hacerlo, a día de hoy de la más potente de toda la gama de la nueva berlina cero emisiones. Se trata de un coche premium, de muy alta calidad y con una tecnología encabezada por su cockpit digital heredado del tope de gama iX, el portaestandartes actual de la firma que también cuenta con una versión tocada por este departamento.

Basta echar un vistazo a su ficha técnica para darnos cuenta de que aunque no suene, este i4 M50 es un auténtico M de los pies a la cabeza. Incorpora una pareja de motores, uno en cada eje, que no solo le dotan de tracción total, sino que elevan su rendimiento hasta nada menos que los 544 CV de potencia. Con esto en la mano es más rápido que todo un BMW M3… pero también más pesado. En cualquier caso BMW M ha trabajado extensamente en la puesta a punto del chasis para hacer de este i4 no solo un digno competidor en el mercado, sino para convertirlo en lo que claramente es la referencia de su segmento.

Si quieres saber cómo va y qué secretos esconde el que es el primer BMW M que no emite ruido mecánico, no sabemos a qué esperas para darle al play y disfrutar de esta bestia silenciosa: así es el BMW i5 M50. 

Karam El Shenawy

Enamorado del motor y de todo lo que le rodea. La fortuna y las vicisitudes de la vida me permitieron trabajar en mi gran pasión. Cada coche, al igual que cada día, es una oportunidad de aprender un poco más.

Ver todas las publicaciones

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.